viernes, mayo 5

Chains

Ahora que lo pienso, no sé si mis antiguas palabras del día eran casualidades auténticas o sólo era yo con tiempo  y siendo más observadora. Pueden ser ambas.
Cuando trato de irrumpir contra mi tranquilidad, horarios de comida y paz mental, generalmente mi estómago y mis ojos son lo que hacen evidente mi rictus de dolor. No me gusta estar ahí.
El coco de mi cerebro (coco as in coconut) tiene una cadena de palabras del día con los libros que he leído en los últimos 4 meses. Iniciando con Elizabeth Arden quien sale luego en La mujer que el rey amó, junto con Helena Rubinstein que también es mencionada en Elizabeth.
La duquesa Wallis y Eduardo VIII, tuvieron un amigo íntimo que luego se suicidó. Un heredero derrochador gay de los almacenes Woolworth. Esa tienda también sale en Yeguas desbocadas, que leí en dos días. Y por último, ahora leo El último alquimista en París, y acaba de pasar: "...la abdicación de Eduardo VIII".
Así como dejé atrás a Frida Kahlo, dejaré un poco las novelas rosas. Mi crecimiento científico tiene un retraso como de 6 años y quiero recuperarlo. Mi intención era leer The Brief History of time, pero mi Química cojea, y eso me interesa más que el universo según Hawking. Quizá después, después de que termine mi curso de portugués, y mientras comienzo el de alemán. Tengo hambre.

No hay comentarios: