domingo, enero 29

París, París, París

Lo sigo diciendo: voy mejorando. Tengo que ser más Jennifer Aniston en Dia de las madres, cuando colapsa en su van porque su ex esposo se va a ir a París con su nueva y veinteañera esposa. Probablemente termine así. Y ¿qué importa? No se ve para nada mal. Puedo cambiar perfectamente mi percepción de la vida y de las cosas para que no todo lo que quiero implique una pareja, (bueno no tan perfectamente pero so so) tomarme con humor las veces en las que algo que parece evidente no lo es, y tener un colapso yo solita. La tarde del domingo último de vacaciones parece prometedora. Mi pequeño humano perfecto se acaba de dormir y tengo una botella de Lambrusco ya abierta. Cheers to me, myself and I.

sábado, enero 28

No expectations

Me siento, con la satisfacción de haberme bañado despacio, con agua tibia y esta vez con la ventana cerrada. De usar mi ropa interior favorita (gracias Victoria) y mi vestido de algodón azul turquesa hasta los tobillos. Las uñas pintadas, podría andar descalza. Mi cabello perfectamente cepillado.
Me siento y trato de extirpar la ponzoña que me quiere inmovilizar de nuevo, que blande su espada ante mi mirada incrédula y sedienta de esperanza.
Me remonto al punto desencadenante de mis pensamientos mordaces y crueles. A la formación de mi personalidad, a las expectativas, las imágenes...las representaciones del arte rosa que me han confinado a esperar. Esperar siempre algo, a alguien (tanto que odio esperar). Pasarme la juventud esperando a una persona, y que resultara que esa persona era la equivocada. Porque estaba equivocada yo, porque lo sigo estando, pero ahora lo entiendo. 
Como todo crecimiento, sé que esto será paulatino. Y que no necesarimente tengo que someter a escrutinios religiosos todo lo que me interesa. Ni a mí, aunque el día de hoy haya resultado fructífero y tranquilizante.
Juntar las piezas y saber de que parte provino cada una, y porque demonios se juntaron, es lo que me ha llevado a darme cuenta de que yo basto. Que basto siendo quien soy, y teniendo lo que tengo. Y que no es necesario que alguien me lo diga, porque ya lo sé. Y que no tengo que estar esperando a nadie, de nuevo. 
Recuerdo la ultima vez que estuve sola y feliz. Un viaje, en un cuarto de hotel con dos camas, las dos para mí. Sin esperar noticias de nadie y viendo las noticias en inglés. 
"Take you broken heart and make it into art", dijo Carrie Fisher. El arte que estoy creando necesita un poco más de escultura y menos novela romántica. Menos cine de amor y más pintura fresca. Un amor más fuerte, más centrado, más pesado. Porque el amor así es. Lo sé porque ese amor llena, y no hay agujeros, ni hambre ahí. No es lo que se pasea ante tí, se luce, deslumbra y te pone a soñar, brilla y envuelve, y luego te tira al piso y te deja en mayor ceguera, por el resplandor potente que te hizo creer que seria tuyo para siempre. Y mucho menos viene de fuera. Nace de ti, de todos tus rincones, enmohecidos y aireados, y te aprieta fuerte, sin preguntar, y te cubre con sus manos plenas tus mejillas arreboladas y palpitantes, y nunca, nunca te suelta. Se amalgama con tu verdadero ser, que no necesita que le digan que eres bonita o que eres santa. Y que te carga en su espalda ancha, para que huyas de quien quiera querete menos de lo que te estás queriendo tu. Y que aceptes a quien te acompaña, sin esperar nada, para que tu no esperes tampoco, y te bastes al verte al espejo y decir: "qué bonitos lunares tengo".

viernes, enero 20

Soportando

Desde hace rato pensaba escribir. Y mis ideas iban desde lo más ridículamente depresivo hasta lo más o menos triste.
Después de llorar mientras comía, decidí seguir. Con mis planes, con mis sueños, con mi personalidad. No sé si he sido valiente o cobarde, pero he sido yo. Y así podré dormir tranquila.
De nuevo me di una vuela al bazaar. Y ahora compré el libro de la foto (a ver si sale). Amar es sufrir, leer es gozar.
La próxima semana tengo vacaciones, habrá que organizar actividades y pretender ser feliz al hacerlo.
Mi mamá me aconsejó el día de hoy mientras inundaba mi baguette, que no me angustiara por el futuro...suena bien, tal vez mañana no despierte yo, ni tú.

jueves, enero 19

Just saying

Es casi 20 del mes primero del nuevo año 2017. Y amo mi coche. Creo que no lo he agradecido tanto como lo he disfrutado. Está temporada ha estado un poco turbulenta. De repente como que la glucosa me baja y no quiero ni abrir los ojos. Inicié el año queriéndome mucho, pero a veces, me siento perdida, me distraigo, quisiera que me encontraran.
Pero he saboreado mi libertad a cada paso, y con cada letra que canto mientras manejo. He salido a correr toda esta semana (hoy un idiota casi me arrolla), leo a Elizabeth, practico portugués (gracias Kaiser por la recomendación, it rules ;)), diplomado un rato, escuela, sigo mudándome y deshaciendome de cosas. Hablando de Elizabeth, el capítulo que empecé hoy en la mañana se llama "Depresión y divorcio", y es el 9, mi número favorito. Muy ad hoc. 
Ese libro era para mí, era para que yo lo leyera. Tuvieron que pasar 43 años para que estuviera conmigo. Espero que no me pase lo mismo con el amor de mi vida. Que no creo que exista. Y si existe, lo terminaré espantando.

sábado, enero 14

Libre-ta

Estoy en casa. Mi cuerpo, alma y mente están en casa. He tratado de descansar mientras realizo algo productivo. Esa es la premisa que tengo tatuada en el cráneo y en las palmas de las manos: "El tiempo perdido los santos lo lloran". Y ya perdí mucho. Aunque no sé si llamarlo perdido, porque, por lo menos, ya sé a donde no quiero regresar, y cómo no hacerlo.
Escucho The xx, y siento que lloro desde un hoyo en las costillas, se me sale todo el miedo, y trato de ignorar esa sonrisa con comillas.
El libro rojo de Elizabeth Arden lo estoy digiriendo tan bien que me sorprende. Era súper trabajadora. Para colmo acabo de leer que fué a París, descubrió el rímel y que se corre cuando lloras.
Como lo recordaba, hacer joyería me calma bastante, acabo de descubrir una caja que tenía mi mamá repleta de posibilidades. Como mi vida, ahora.

jueves, enero 12

Between cartoons and singing

"El amor no bastaba. Incluso podía herirte. Podía hacer de ti una esclava y matarte. Lo único realmente importante era ser rica y ser hermosa"
-Miss Elizabeth Arden
Alfred Allan Lewis y Constance Woodworth

Es infinito el conocimiento, son infinitas las posibilidades. Lo reflexiono mientras recuerdo que mi hijo ve Pinky y Cerebro. Como yo hace 20 años or so.
Recuerdo también, con nostalgia, Playa del Carmen. Que vacaciones tan maravillosas. Esa nostalgia, es parte inherente de todos mis alter ego. Generalmente me programa de manera positiva. Quiero estar enfocada, en el equilibro entre mis hobbies, mis trabajos, mi hijo, mis deberes, mis amigos, familia y el amor por mí. El respeto por mí. Y ser valiente. Porque siempre he pensado, que el miedo es la peor cosa del mundo.
Paciencia, soltar, fluir, ser.
Necesito un/a asistente, como Jennifer Hudson era de Carrie Bradshaw en Sex and the City. Que organice mi correo electrónico, que haga mis pagos, que lleve mis finanzas, mi agenda. Pero necesito aún más que sea quincena.
Tons of love.

domingo, enero 8

Golden Globes '17

A tiros y tirones pude ver una decente parte de los Golden Globes. Por lo menos vi a Gal Gadot embarazada, los aretes de Sofía Vergara y a Brad Pitt intentando hablar mientras lo ovacionaban. Y me di cuenta que tengo que ver:
-Lion
-Florence...
-Jackie
-The Crown
-La la land
Y Gilmore Girls porque salió Milo. Mañana es la repetición, a ver que suerte nos toca. Y en serio necesito Netflix.
Se frustran mis clases de portugués porque Babbel ya me quiso cobrar. Pues claro. Podría acostumbrarme a estar conmigo toda mi vida, espero estar sola para siempre. Por favor.
Boa noite.

The sad and long and boring story of how I lost my marriage

Eso es. Dejaré de ponerle adornitos y hablar en clave. Acaba de terminar mi matrimonio de 4 años.
Es curioso como las cosas pueden cambiar en horas. Aunque también se acumula, lo bueno y lo malo.
En el camino que he recorrido varias veces desde ayer a medio día, capté una construcción que estaba en obra negra, ahora pintada y terminada. Antes, servía como punto de reunión para un grupo de AA, hasta tenían su letrerito. Ahora, tiene otro, más grande, que dice BAR. La metáfora perfecta para lo que me pasó en los últimos días.
Lo peor, es que cuando me iba de la casa, pensaba en mis cosas. Mi pasaporte, mi cédula, el duplicado de las llaves de mi coche nuevo. Que terminó siendo el coche de la discordia, al parecer.
Ya regresé por eso, aunque me faltan como dos viajes.
Tal vez soy cínica, o muy ingenua al pensar que estaré mejor. Al sentirme mejor y libre justo ahora. Al tener tantos proyectos en mente, al emocionarme y asustarme por lo que se avecina. Pero no importa. Me voy a aferrar a lo bueno. Y voy a emocionarme más que lo que he llorado. Y voy a creerme que puedo, que soy. Y voy a encontrar el equilibrio entre el look boho-chic y estar despeinada y desaliñada.
Las señales aparecen. De repunte salió como un pop up el link de mi antigua cuenta de Flickr, con unas fotos bastante tontas y bastante bonitas (para mi gusto). Me recordaron cuando me pintaba las uñas cada semana religiosamente y le tomaba foto a todo lo que me conmovía el alma o el estómago. Algo más que retomar.
Dejaré que todo fluya, he descubierto que cuando me acelero generalmente choco.

sábado, enero 7

Oi

Espero para el siguiente post ya saber más que "hola" en portugués. No me importa si no es un idioma que necesite, o que se necesite en el mundo, aprenderé, y vaciaré mi celular porque ya no me cabe ni una foto de una torunda de algodón.
Por lo pronto escucho Samba mientras parto una papaya súper desabrida y le cambio el agua a las rosas color coral, carmín, o lo que sea, más vibrantes que he visto.
No voy a hacer tontos propósitos de año nuevo, haré lo que quiero hacer, lo haré, no lo planearé. 
A veces hay cosas buenas en olvidar otras. Ayer puse a calentar agua para un café y como siempre, se me olvidó. Pero no lo suficiente para que se enfriara por completo. Ergo, encontré una perrita hermosísima, pequeñísima y tuvo su baño con agua tibia.
Ahora que lo recuerdo, soñé que bailaba Samba. 

viernes, enero 6

Dot

Nunca creí que estaría tan emocionada viendo "Nina y las neuronas". El canal CBeebies de la BBC, su programación es bastante buena, mucho más educativa que la de los otros canales. Aunque yo creo que debería llamarse BBsC...pero bueno.
He intentado de veras darle continuidad al diplomado de Startups, pero a veces me abruma la cantidad de información. Intentaré y seguiré intentando.
Hace tiempo quería salir en Guadalajara a algún lugar cool (jaja) pero total, no se cuajó la gelatina. Y hoy precisamente me di cuenta que estará en la noche Radaid. Ni modo, los voy a perseguir hasta que me toque que toquen. Ya quiero que sea 13 para escuchar el nuevo sencillo de Residente. Sigo encontrándome. Me caigo bien, no me acordaba.

miércoles, enero 4

To do

Noticias buenas, noticias no tan buenas. ¿Cómo es posible que te duela tanto la cabeza y que al mismo tiempo funcione bien? Y con funcionar bien me refiero a tener una checklist de piloto de avión. Pero esa checklist está viva, y da lata, y quiere ser llenada.

  • Primero, personalizar mi coche. Apenas le quité los plastiquitos hace rato. Necesito ponerle algo rosita o azul agua.
  • Luego, comprar regalos tardíos. Planchar, planear el semestre.
  • Leer un poco, por ocio y por negocio. Ya tengo socia. Aunque ella se va a Alemania el sábado, pero tengo mucha tarea.
  • Terminar el diplomado de Startups, que por fin tiene actualizada la página web.
  • No perder la cordura y ver Rogue One.
Buenas noches.

domingo, enero 1

Todo azul y agua

Mañana le digo adiós a Quintana Roo, a Yucatán. Qué maravillosas vacaciones.
Desde la amabilidad y sonrisas de su gente en Chichén Itzá, hasta la extravagancia de la 5ta Avenida en Playa del Carmen, pasando por las playas over-the-top de Tulúm y la Maroma. A veces quería gritar de tanta belleza. Simplemente demasiada majestuosidad. Mi lugar favorito en la Tierra es el Caribe Mexicano. Bendigo a la vida por este regalo.
Los vendedores de Chichén Itzá son una cosa bella. Te ofrecen sus artesanías que fabrican en familia con la mayor paciencia y su cara iluminada. Unos tazones pintados con los colores más bonitos que he visto. Con mucho entusiasmo te dan el precio y se ponen de pechito para que les regatees: "Usted dígame cuanto me da", "Al rato me recupero con un güero". Tienen sus puestos con sus jaguares y búhos de barro que hacen sonidos, y sus calendarios mayas y dicen que el gobierno no les cobra renta y que los chinos son muy codos.
Alguna vez leí que La Maroma es una de las mejores playas del mundo, y pues, es increíble. Tiene unos tonos de azul casi embelesantes y parece no tener fin. Aunque en una caminata mi prima postiza y yo levantamos muchísima basura... Sandalias, cucharas desechables, unicel, y tapas y tapas de botellas de PET. Sentí coraje y tristeza, es imperdonable que paguemos con plástico esa belleza que roba el aliento y que abruma. Una de mis tareas de año nuevo es hacer al respecto. Podría vivir ahí y dedicarme a servir al océano y a la arena pálida y suave. Ese, es el paraíso. Mi alma tiene batería nueva, y mi piel es roja y café.