lunes, diciembre 26

Anxiety

Que no se pierda la bonita costumbre de mi organismo de despertar a las 7:30 am (NOT). Y de disfrutar más una conversación que cualquier tipo de actividad física (YES).
Mi ansiedad hoy puede más que mi depresión, just two days ahead.
Pienso en todas las cosas que pueden salir mal, en lo que tengo que empacar, en lo que podría olvidar al empacar. Shit fuck shit.
Mi pequeño humano tiene resfriado. Pero ayer se cayó 3 veces y eso no le impidió seguir brincando en el castillo inflable. Acabo de recordar que guardé un cupcake.
Soñé que estaba en una especie de destino turístico Western - Chiapaneco. Con rápidos y caídas al vacío, cabañas y montañas. Tenía algo de parque acuático también. Y conversaba con una conocida que falleció hace como 5 años.
Hoy me dedicaré a dejar lo más limpia que pueda esta casa (aunque nunca parezca limpia) y mañana a empacar. Me vomito de nervios.
Do you ever miss me?

sábado, diciembre 24

We need to start ending


"Ella no es tan complicada
Solo quiere a alguien
Que quiera quedarse para
Siempre.

Ella tiene los ojos hechos
De montañas de ámbar
Pero su corazón
A diario se siente solo.

Y ella le sonríe todo para no ser
Indiferente
Ella quiere cartas, poemas y
Sinceridad.

Que los sentimientos sean puros
Que el amor no se resigne y luche
Sin tregua.

Ella no es mala, se aleja de lo que no le ayuda."

Just that.

viernes, diciembre 23

Aching on the floor

Si pudiera escuchar "Sara" a un volumen donde me sangraran los oídos sin que me sangraran, lo haría.
Mañana es Nochebuena. I'm trill (sin sarcasmo). No puedo esperar a beber hasta la frente. En casa de mis papás, la extraño.
No creo que haya algo más reparador para mi que un té caliente. De hierbitas extrañas y de colores y con olores suaves y armoniosos, tibio hasta el estómago/corazón.
También pediría de regalo que ya suban "Lemonade" a Spotify. Y un poco de certeza, sabiduría, valor.
Yo sé que si escucho a mi misma, el camino no está muy transitado.

jueves, diciembre 22

Mornings before Xmas

So I'm back...to the velvet underground...to the gypsy, that I was.
Suena Fleetwood Mac en Spotify con todo su esplendor. Es diciembre y trato de recrear un poco esas épocas navideñas en Cuatro Esquinas de las que tanto he escrito... o las he soñado?
Podría escuchar Gypsy y Sara toda mi vida, todos los días. Stevie Nicks se ha permeado en mi ADN.
Las épocas navideñas buenas también, cuando desde las 12 pm estábamos preparando comida y echándole alcohol al pavo y al cuerpo. Este año haré lo mismo, retrasaré la cruda lo más que pueda.
Ya tengo los boletos de avión, ya casi llega mi coche, y ya me duelen menos los $136 pesos en mi cuenta. El chocolate abuelita en polvo es una maravilla.
Este año está terminando bien, ojalá que culmine igual. De regalo quisiera un acompañante de karaoke que se sepa la parte de Jay-Z en Drunk in love.

miércoles, diciembre 21

Quiero bailar

El problema conmigo es que aprecio,
Aprecio,
Deletreo,
Las palabras de cada canción,
Buscando un mensaje oculto,
Tal vez tuyo,
Tal vez de los dos.

Y me creo,
Y me desmiento,
Sueño, anhelo,
Y me callo.

Escucho una voz lejana,
Una carita sonriente,
Tal vez sólo es la idea,
El ambiente propicio,
La hora,
O el clima,
Un recuerdo, con sonido,
Escape.

Hace 34 minutos...
Eso es,
Un invento mío,
Nada más.

domingo, diciembre 18

3:47 am

It's on.
New car.
Los de las vacaciones... Ojalá al rato se pueda, tenía razón mi horóscopo con eso de que "pasarás dificultades con ese viaje que estás planeando", ojalá que todo salga bien.
Estoy monísima con la pijama de Mickey que compré ayer en H&M. Por lo menos me siento así. Pero son casi las 4 am y mi cuerpo está cansado....pero mi cerebro nunca. Aún no comienzo el libro de Elizabeth Arden y ayer comprobé una vez más que las multitudes me perturban.
Las cosas están como deberían estar y estamos con quien debemos estar. Porque dentro de todas las posibilidades de este mundo enfermo y triste, tengo un rayito de sol, o mejor dicho, dos rayitos de sol...o como él dice, dos soles.

jueves, diciembre 15

Sad face

Sí, borré algunas entradas. No quisiera hablar más al respecto, sólo decir que lo lamento.
Hoy desperté temprano y deshidratada por tanto llorar. Pero está bien, supongo que está bien.
Siento, mucho.
Me duele la cabeza y me sangra la nariz.
De hoy en adelante voy a tratar de enmendarme un poco, y callar un poco más. He mejorado de años hacia acá (sí, antes era peor).
Hoy descubrí un lugar maravilloso. Un bazaar. Con libros y libros y libros viejos, frascos de pastillas, jarrones, discos, maquillaje. Todo antiguo. Me quería quedar y sentarme en el piso a escarbar por horas. Pero iba de prisa (que novedad).
Afortunadamente compré un libro. Sobre Elizabeth Arden, de pasta dura, roja e impecable. Del año 1975. Ya escribiré que tal está. Las cosas se siguen dando para que vuelva a ser yo. Mañana pasará algo, tal vez, importante. Lucho para que el miedo no me consuma. Ojalá todo salga bien. No me quiero abandonar de nuevo, no quiero herirme, ni herir a nadie más.
Ya no me lamentaré, ni explicaré ni justificaré nada. Las puertas están abiertas, para todo lo bueno, lo bendito. Y tu aclamación al universo cada vez tiene más sentido.
Paz.

jueves, diciembre 8

O-Bey

Take one pint of water, add a half pound of sugar, the juice of eight lemons…
the zest of half lemon.
Pour the water from one jug, then into the other, several times.
Strain through a clean napkin.
Grandmother, the alchemist.
You spun gold out of this hard life.
Conjured beauty from the things left behind.
Found healing where it did not live.
Discovered the antidote in your own kitchen.
Broke the curse with your own two hands.
You passed these instructions down to your daughter.
Who then passed it down to her daughter.
GRANDMOTHER (HATTIE): I’ve had my ups and downs, but I always find the inner strength to pull myself up. I was served lemons, but I made lemonade.
My grandma said, nothing real can be threatened.
True love brought salvation back into me.
With every tear came redemption.
And my torturer became my remedy.
(I love…)
So we’re gonna heal, we’re gonna start again. You’ve brought the orchestra.
Synchronized swimmers, you are the magician. Pull me back together again the way you cut me in half.
Make the woman in doubt disappear.
Pull the sorrow from between my legs like silk, knot after knot after knot.
The audience applauds…
…but we can’t hear them.

G, Bey, Thank you

Perdón. Estaba perdiendo el piso. Me estaba olvidando del propósito primigenio de este blog, de lo que ha seguido alimentando intermitentemente esto durante 10 años: yo puedo.
Soy mujer y yo puedo, y por todas las mujeres a lo largo de la historia que han sido saqueadas y malinterpretadas... anuladas, olvidadas... y por mi, renazco.
Renazco a aquel ser que perdí. Ese ser...disfrutante. Sin miedo, con la piel erizada, sintiendo todo. Viviendo, consiguiendo.
Yo sé que he conseguido, aún en la penumbra. Pero no lo he observado. Y no voy a dejar que nadie me diga que no puedo. Ni yo misma.
Aunque casi vomite del miedo. Hago esto, esto tonto, para que no se me olvide. Ser quien verdaderamente soy, aunque eso signifique estar sola. Y estar sola. Alimentarme de la música que es mía, la música que me recuerda A MI. La que me crea, la que me recrea, me describe, me imita, me persigue. Desempolvar mi iPod. Mis ganas, mi traje de baño. Sin esperar que me encuentren, ojalá que no me encuentren.
Sonreír, reír, callar.
Planear, cambiar.
I tried to change. Closed my mouth more, tried to be softer, prettier, less awake. Fasted for 60 days, wore white, abstained from mirrors, abstained from sex, slowly did not speak another word. In that time, my hair, I grew past my ankles. I slept on a mat on the floor. I swallowed a sword. I levitated. Went to the basement, confessed my sins, and was baptized in a river. I got on my knees and said "amen" and said "I mean." I whipped my own back and asked for dominion at your feet. I threw myself into a volcano. I drank the blood and drank the wine. I sat alone and begged and bent at the waist for God.

lunes, diciembre 5

How to avoid?

Qué cabeza la mía, pero qué cabeza.
A veces trato de controlarme comparándome con alguna mente extraña (por eso me gustan las biopics y las novelas históricas), pero descubro generalmente que sigo estando por encima del promedio de los transtornados. ¿Cómo evitar querer empezar de nuevo? ¿Te cae que si te animarías? (Me digo).
No quiero volver a olvidarme de mí. De lo que me hace yo, de lo que quiero. Aunque algunas cosas no podré recuperarlas pronto, las que sí, las voy a pelear. Y el pleito es conmigo, con la chucha cuerera de mi cabeza, mi alma y mi ser.
Cuando digo que encima de los transtornados...o sea no voy a empezar a fumar de oficio ni a dejar de bañarme (me late más dejar de comer, pero convenientemente me avisa muy a tiempo mi panza que ni de chiste...y luego me pongo feliz de nuevo y me retaco unos Fritos naranja) me refiero a que en serio necesito un cambio ya.
Algunos, tal vez no tenemos alma gemela.

martes, noviembre 1

¿Dónde están?

Mi hombro para llorar,
Mis razones para quedarme,
Mi grito cuando ya no puedo más,
Mi llanto cuando quiero gritar.

Mi oído atento,
Mi abrazo lento,
Mi "eres muy fuerte",
Mi "mira lo que has logrado",
Mi vaso para brindar.

Mi licor caro,
Mi botella verde,
Los besos pintados,
Las noches de viernes.

Mi ¿cómo estás?,
Mi "te ayudo a limpiar",
Mi película extranjera.

No los veo...
No te veo a ti,
Viéndome a mi.

lunes, agosto 1

Buenos días

Esto se dibuja complicado. Al parecer he recobrado en el alma el gusto por escribir. Por el ocio aparentemente infructuoso. Porque, ¿qué de útil tiene esto para nadie? Si antes te leía una persona, ¿y te desapareces, tres, cuatro años?
Me fuí a ser otra persona, a evadirme, a estar ocupada. Pero luego me entero que Rosario Castellanos se murió electrocutada y no me puedo quitar "Tel Aviv" de la cabeza. Ni "Minchito".
He tenido muchas "Palabras del día", ayer fué Aerosmith. Pero ya no quiero creerme tanto eso (de la lengua para afuera). A mi mejor amigo le diré que vuelvo a escribir. Mi pijama, mi Dichosa Palabra, mis libros y mis letras, lo que siempre he sido...lo recupero. Más un trabajo no tan nuevo en el que no tengo idea de lo que hago, y un pequeñito, que pregunta las cosas más raras. A veces me siento en Gilmore Girls.
Dentro de tanto terciopelo color vómito, de tanta red social, "Amenes", "Comparte" y desayunos saludables, trato de mantenerme cuerda. La soledad sienta bien, el chongo y el café y una bata larga es lo que me falta. Viajaré senil, cuando sea menos tonta y más valiente. Dejaré de extrañar y comenzaré a huir. Regreso a mi.
Y hay tanto por decir, sigo leyendo para poder explicarlo. Y me hago la poeta, la rencorosa, y le echo otra cobija al alma. Total si acabo con mi carro antiguo convertible y mi abrigo, mi perro y mis canas como dijo mi papá, me voy a Italia y me como una pasta sin culpa.
Te quiero.