jueves, diciembre 31

De sus labios: Leonora Carrington (6 de abril de 1917-)




Escultora, pintora y escritora, nació en el pueblo de Chorley, en Lancashire Inglaterra, de una familia rica. Nació el mismo año que otras dos escritoras interesantes: Jane Bowles y Carson McCullers. A los 18 la llevaron a Buckingham Palace para su presentación en sociedad.

En el año 1936 ingresa en la academia Ozenfant de arte, en la ciudad de Londres. Al año siguiente conoce a quien la introdujo indirectamente en el movimiento surrealista: el pintor alemán Max Ernst (pintor surrealista, éste sí recogido en los libros), quien mantenía una relación con la gran mecenas Peggy Guggenheim, a quien vuelve a encontrar de nuevo en un viaje a París y con quien no tarda en establecer una relación sentimental. Durante su estancia en esa ciudad entra en contacto con el movimiento surrealista y convive con personajes notables del movimiento como Joan Miró y André Breton, así como con otros pintores que se reunían alrededor de la mesa del Café Les Deux Magots, como por ejemplo el pintor Pablo Picasso y Salvador Dalí.

Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial Ernst fue arrestado por las autoridades francesas, pero liberado unas semanas después. Poco después de la ocupación Nazi fue arrestado de nuevo, esta vez por la Gestapo, lo que provocó que Leonora devastada volara a España.Terminó con Ernst en la embajada Inglesa. Sus padres intervinieron y la internaron en un hospital psiquiátrico de Santader presa de un colapso nervioso.

En 1941 escapa del hospital y arriba a la ciudad de Lisboa, donde encuentra refugio en la embajada de México. Allí conoce al escritor Renato Leduc, un amigo de Picasso veinte años mayor que ella, que terminará ayudándola a emigrar. Ese mismo año contraen matrimonio y Leonora viaja a Nueva York. En 1942 emigra a México y en 1943 se divorcia de Renato Leduc. En México, la pintora restablece sus lazos con varios de sus colegas y amigos surrealistas en el exilio, quienes también se encuentran en ese país, tales como André Breton, Benjamín Peret, Alice Rahon, Wolfgang Paalen y la pintora Remedios Varo, con quien mantendrá una amistad particularmente duradera. Tiempo después en México se casa con Emericko Weisz con quien tiene a sus hijos Gabriel (intelectual y poeta) y Pablo (artista surrealista y doctor).

De la discriminaciónl primer contacto de Leonora Carrington con suelo mexicano tiene lugar en Nuevo Laredo, ciudad fronteriza con el Laredo texano y estadunidense. Viajaba en auto desde Nueva York con Leduc, quien dejaba su puesto en el consulado mexicano de esa ciudad. Viajaban junto con otros diplomáticos mexicanos: "[...] recuerdo -dice Leonora - que era como encontrarse de pronto con un mundo totalmente nuevo. Tenía un aire oriental. Esto era en los años cuarenta. Todavía se veía a la gente desplazándose a caballo y con grandes sombreros". Leonora no está segura de que haya sido en Virginia o en Texas donde, en su camino hacia el sur, al querer entrar en un bar, no los dejaron pasar: "y allí no permitían que las mujeres se sentaran en los bares, ni tampoco servían a los mexicanos". Sufrió así una doble segregación: por ser mujer y por sus acompañantes morenos, mexicanos.

Sufrió de manera aguda las limitaciones que se le imponían por ser mujer. "Era una sensación de injusticia, no una conciencia. También teníamos - se refiere años más tarde a ella y a Remedios Varo - una especie de indignación porque no nos permitían hacer muchas cosas que a los niños sí les permitían. Interiormente hay una especie de centro escondido que se pone furioso y a los hombres les da mucho miedo esta furia que se sabe expresar. Esta furia yo la he expresado en la manera que me ha sido posible, dentro de mis límites, en la pintura y en la poca cosa que he escrito." Pero en vez de someterse, aceptar y responder a las expectativas convencionales que se cifraban en ella, su ira se convirtió en rebeldía que la empujaba a volcar esa enorme energía en una rica vida interior. En los cuentos de Leonora Carrington "La dama oval" y "La debutante" se plasma, de modo onírico, un rechazo al mundo de los adultos, al mundo de las reglas, los deberes y también a la hipocresía; trasluce la profunda insubordinación vital que lleva a la autora hasta la locura, rebeldía estética que le permite crear textos y cuadros de singular belleza.

En 1951, Leonora publica en París Une chemise de nuit de flanelle, traducida del inglés, obra de teatro en un solo acto cuyas cinco escenas se desarrollan simultáneamente en las cinco habitaciones y la cueva subterránea de una casa grande. En los años cincuenta aparece La trompetilla acústica, novela que exalta la amistad y narra la búsqueda del Santo Grial -o Santo Cáliz: vaso o plato místico que en los libros de caballería se supone que sirvió para la institución del sacramento eucarístico-, emprendida por la feminista inglesa de noventa y dos años Marion Leatherby, quien se encontraba en cautiverio en un castillo medieval español convertido en hospicio para ancianas. Tras una serie de aventuras, Marion y sus amigas triunfan sobre las fuerzas sociales que prefieren mantener a los ancianos escondidos y en silencio. Si bien Leonora escribió La trompetilla acústica cuando tenía alrededor de cuarenta años, llama la atención el interés que ahí expresa por la vida y el poder de las ancianas, preocupación que ha continuado con el transcurso de los años.

Con su talento y sabiduría que hereda de siglos atrás, Leonora Carrington ha incursionado en terrenos de la creatividad recorridos hasta no hace mucho casi exclusivamente por los hombres, como la pintura, la escultura, la obra gráfica y la escritura, y también en aquellos más comúnmente relacionados con el quehacer femenino: la tapicería y la confección de muñecas, esta última casi marginal. Para los tapices ha dibujado cartones que la familia Rosales -formada por tejedores de Chiconcuac- reprodujo sacando un solo ejemplar de cada diseño. En cambio, para elaborar sus muñecas sólo ha necesitado, además de sus manos, agua e hilo, telas, abalorios, cintas y material para rellenarlas: el cuerpo del peyote o una madeja de sus propios cabellos rescatada del cepillo para peinar. ¿De dónde procede la inspiración para confeccionar esas muñecas tan originales, tan distintas de cualquier otra y tan iguales, sin embargo, a las figuras de su obra plástica?

Su necesidad o su deseo de crear muñecas le viene de un lugar muy arcaico. No sabía bordar, y como tenía ganas de hacer un personaje bordado se puso a inventar, a ver cómo salía, y empezó a producir una puntada que años después descubriría en un libro: justamente la crewel point (puntada o punto de ovillo): "Una puntada que hacían hace siglos los escandinavos o los celtas, ¡qué extraño!, de la época en que los normandos invadieron Inglaterra." Leonora me muestra una muñeca en proceso de confección cuya figura está ya delineada en la tela previamente teñida con té y de la cual el bordado, una especie de rosetón de vivos colores minuciosamente labrado con el punto de ovillo, ocupará el lugar del pecho, del corazón. Para la autora, la muñeca es algo muy ligado al ser humano y probablemente a la mujer, y esto desde siempre.






"I didn't have time to be anyone's muse... I was too busy rebelling against my family and learning to be an artist." (1983)

Cuando, en una entrevista concedida por Carrington a Lourdes Andrade, se habla del suicidio de Wolfgang Paalen, aquélla comenta: "Me desconcierta la falta de curiosidad que denota este acto ante el espectáculo de la vida. Finalmente, pasamos mucho más tiempo muertos que vivos. Hay que aprovechar, ¿no crees?"

"Ahora lo que me siento es más vieja y cada día que me despierto estoy contenta pero al mismo tiempo me extraño de estar viva y amanecer otra vez."

"Uno puede seguir aprendiendo hasta yo no sé cuándo."


Leonora describe su maternidad como "algo estremecedor": "Fue una gran conmoción. No tenía ni idea de lo que era el instinto maternal. No tenía ni idea de que iba a poseerme un instinto maternal tremendamente fuerte, no había tenido ningún indicio de ello antes de que nacieran mis hijos, pero fue algo que emergió de las profundidades..."

La palabra del día

BARRACUDA: Recién baje esta canción de Heart y ayer que vi License to wed, el amigo de Ben le dice rey "eso" en un bar.

martes, diciembre 29

Desgracia


No puede ser.
Apenas comenzaba a descubrir las aplicaciones que contiene mi celular y... ya se madreó. Apenas que descubrí que puedo editar las fotos, que si dejo apretado un botón pasa esto y aquello...Que no sólo sirve para tomar fotos y enviar mensajes de texto, no.
El gato se quedó pegado y no deja de preguntarme al textear si quiero Inglés, Español, Portugués, abc estándar o 123...
No puede ser, estas vacaciones se supone que serían saludables y mi estómago sólo digiere tamales. Grandes y pequeños, de carne, de azúcar y de elote. Me olvido de tomar agua y no hago ejercicio. Me exprimo las espinillas, no me pinto las uñas. Soy como Bridget Jones con sus calzonzotes y su sobrepeso (Sí y qué). Mis mascotas apestan.
Aunque...tengo mis Martens, and I've got a great big bed, with two pillows for my head...pero ya me quiero ir a mi casa sin papás.

miércoles, diciembre 23

La Palabra del día

ESTACIÓN ESPACIAL: 24 me envió el link de una imagen de la Estación Espacial Internacional, y atrás de la caja del cereal Soriana venía un dibujillo de la misma.

sábado, diciembre 19

Women is losers


Babe I'm all upset too,
You'll watch out for 'em and you'll wonder
Why the hell there ain't another way, oh!

Descubrimiento

Volviendo al redil en mi compu chilaquil (aunque muy eficiente) porque originalmente era una Compaq regular de escritorio y fue perdiendo componentes. El teclado cayó en las garras de mi hermana y su vaso de leche (como es por todos conocido) y fue reemplazado por uno Perfectchoice, el mouse lo cambié por un Samsung de lucecitas de colores y ahora que llegué de nuevo a mi casa con papás me di cuenta de que la pantalla había desaparecido y en su lugar estaba una plana LG, y que lo mismo pasó con la impresora, ahora hay una Hp. Todo esto se adereza con las bocinas JBL y la cámara Logitech.
Me encotré con una excelente post en el blog Asociación Simone de Beauvoir sobre la prostitución, muy buenos argumentos.

Surf I

Surf femenino: sirenas en un mar de lobos

Por Carlos Jimeno, desde Maitencillo - La Segunda

Conscientes de que jamás igualarán el nivel de los hombres, las surfistas chilenas reman duro para subir sus propios límites y ser cada vez más profesionales.

Podrá provocarles ira a las defensoras del feminismo, pero en el mundo del surf hay una premisa vigente desde que este deporte entró al agua: la igualdad de géneros no existe.

Suena fuerte. Sobre todo después de años de lucha dada por las mujeres para equiparar derechos y oportunidades en una sociedad dominada por los hombres. Pero la realidad de las surfistas es así: se asumen unos cuantos escalones más abajo que ellos y son conscientes de que esta situación, probablemente, no cambiará jamás.

"Basta con fijarse cuando una empieza en esto", recuerda Marianne Lombardi, una de las top de Chile y vencedora el fin de semana en la 1ª fecha del Circuito Nacional en Maitencillo. "Me tomó un año y medio poder decir que, realmente, sabía surfear. Porque antes ya me podía parar en la tabla y avanzar un poco, pero la mayoría de las veces terminaba cayéndome y ni pensar en hacer algún quiebre en la ola...".

Y si la mejor del puñado de surfeadoras semiprofesionales que tenemos dice eso a los 23 años y con cinco de práctica, qué queda para las demás. La viñamarina Andrea Lira (27) da algunas luces: "Marianne estudia educación física, así que siempre está conectada al deporte. Pero yo soy arquitecto, mi vida cotidiana no tiene nada que ver con el surf, y por eso apenas tengo tiempo para meterme un rato al mar en la semana. Al final eso da lata, porque las mujeres necesitamos entrenar mucho más que los hombres para lograr dominar la técnica y sacar fuerza para remar más rápido".

De hecho, su motivación para conocer el surf y perseverar hasta aprender, después de sortear miles de obstáculos, es radicalmente distinta a las de los varones.

"Mi hermano (Edwin) es seco, uno de los mejores del país y 100% profesional, porque hace tiempo vive del surf. ¿Y tú crees que me enseñó algo, siquiera un truco para mejorar? ¡Nada! Tuve que ir aprendiendo sola, mirando a mis amigos en el agua, pero a porrazo limpio. Entonces, si seguí probando e insistiendo hasta saber bien, es por pura pasión y nadie más que yo tiene mérito en eso", cuenta, con mucha entereza, Kathy del Río (19).

Tal como entienden que por un asunto genético nunca podrán igualar la resistencia de los hombres ante el poder del mar, saben que la contextura física se puede trabajar para subir los límites propios y, definitivamente, progresar.

"La primera vez que traté de tomar un tubo, terminé revolcándome no sé cuántas veces; era el tremendo olón y pensé que estaba lista... Eso hizo que me decidiera a entrenar más la fuerza en las piernas y el equilibrio, porque me di cuenta que metida ahí adentro no es lo mismo que ir corriendo una ola cualquiera", aclara la iquiqueña Lombardi.

Coni Sánchez, quien junto a Valentina Doren, Aimara Zégers y Francisca Concha fue una de las primeras que se atrevió, hace una década a surfear en las frías costas locales, analiza la situación de la nueva generación con más perspectiva.

"Ahora el nivel de las chicas es superior al de antes, y va a seguir subiendo. No sólo porque hay más mujeres practicando, lo que es clave al permitirte competir y superarte, sino que en general en Chile se hace más surf. Las playas, de Arica a Pichilemu, y hasta Concepción, están llenas de gente practicando y puedes aprender trucos de cualquiera y en cualquier parte".

Para perfeccionarse y acercarse al menos unos pasos a la talla deportiva de los riders profesionales, este grupo de damas del mar tiene claro que es determinante elevar la condición física. Aunque, claro, ninguna está dispuesta a perder definitivamente la feminidad que la naturaleza les regaló. La maitencillana Camila Cifuentes puede asegurarlo.

"Hay que asumir que te va a crecer un poco la espalda, las piernas, los brazos y el pecho por el hecho de remar contra la corriente. Pero no queda otra, porque mientras más fuerte y rápido remes, tienes más opciones de tomar olas seguidas; y mientras más olas seguida corras, mejor va a ser tu técnica y más buena surfista serás".

lunes, diciembre 14

Nothing to do


Este es un post de "mental scape" (Ztryfe) y no me importa.
Sé que he estado ausente, pero estoy a punto de volver. Y este será el medio donde descargaré cada uno de mis pensamientos retorcidos. Porque ya hay un pino con foquitos en mi sala. Durante este tiempo me hice de dos pares de converse (¡Por fin!) porque mi abue se apiadó de mi y me dió unos de "niño" y otros de "niña"(rosas y con cintas de listón). La adoro. Los "masculinos" no los he soltado en días y no me canso se chulearlos, y los de niña pues... esperan que los use aún.
Mi casa está llena de pequeños frasquitos con nombres en francés, y mi cerebro es un post it gigante donde están escritos todos los pendientes de fin de semestre.
Ayer en casa de mi abue me puse a hurgar las cosas de la prepa y la licenciatura de mi tía favorita y logré apropiarme de gran cantidad de libros y manuales y tablas matemáticas. Además de un cassette de Blink 182, un cuaderno con unas botas Dr. Martens en la portada (¡Sigo queriéndolas!) y revistas totalmente noventeras. Cartas que nunca envió (como en alguna canción), cartas que le enviaron, y una imagen de publicidad de Acqua di Gio en la portada de otro cuaderno que yo también tengo en un cuaderno. Cuaderno cuaderno.

viernes, diciembre 4

La palabra del día


FRIDA: Es bien sabido que es una constante en mi vida pero cuando estaba leyendo Palinuro en el camión (sí,ya se que lo nombré en el post anterior pero estoy totalmente transtornada con él) (y que según el taller de redacción no debes leer en camiones porque se te despega la retina pero who cares) con mi separador magnético de Autorretrato con monos la señora de al lado no dejaba de repetir esa palabra porque estaba contando una historia sobre la mascota de alguien que se llama así...

La palabra del día

SUSSEX: El 24 dijo que estuvo a punto de irse para allá y el tío Austin de Palinuro (En Palinuro de México de Don Señor Fernando del Paso) es de ahí.