viernes, mayo 23

J.F.F.

Date

"Mi madre había sido hermosa antes de casarse, pero de aquel pasado esplendor le quedaba tan sólo la buena talla y los ojos obscuros y grandes. Era alta, fornida, laboriosa y callada. A pesar de ser más lista que mi padre y de sobrepasarle en fuerza, no dominaba en nuestra casa, sino que había resignado en él todo mando."


-"Peter Camezind", Herman Hesse.

Ask me about Kevlar


Stephanie Kwolek nació en New Kensington, Pennsylvania en 1923. Después de graduarse de Química en 1946 de el Carnegie Institute of Technology (ahora Carnegie-Mellon University), Stephanie Kwolek fue a trabajar a DuPont Company. Ella obtendría en última instancia 28 patentes a lo largo de sus 40 años como científica de la investigación. En 1995, Stephanie Kwolek fue introducida en el Salón de la Fama Nacional de los Inventores en Akron (Ohio), donde se codea con figuras históricas como el polifacético Thomas Edison o los aeronáuticos hermanos Wright.

Era una de las pocas mujeres en la plantilla de investigadores de la multinacional DuPont, destinada en un centro experimental con el específico encargo de encontrar una fibra resistente para reforzar neumáticos y facilitar el ahorro de combustible. “No fue exactamente un momento eureka”, recuerda Stephanie Kwolek sobre el día en el que una lechosa solución de polímeros empezó a gotear de su espátula de laboratorio como si fuera agua.
El Kevlar fue patentado por Kwolek en 1966.

Es una fibra dorada, ligera pero cinco veces más resistente que el acero, que se utiliza para la construcción de chalecos anti-balas, cascos, escudos, neumáticos, guantes de cocina, botas, cables, frenos, piezas de aviones e incluso colchones.No se corroe ni se oxida, y es extremadamente ligero.


Entre todos los homenajes y reconocimientos que a estas alturas recibe la señora Kwolek destaca sobre todo la estadística de que más de tres mil agentes de Policía en Estados Unidos han podido sobrevivir a disparos mortales gracias a su descubrimiento. Sin mencionar, el número de militares que se han beneficiado de esta tecnología desde que a partir de la “Tormenta del Desierto” para liberar Kuwait todos los cascos utilizados por tropas del Pentágono son fabricados con Kevlar.


martes, mayo 20

Cionario


Cumpleaños: Isla Mango.

Es mi cumpleaños

Hay momentos en la vida de una mujer (cliché*10^n) en que no tienes a Maitena a la mano, no tienes tarea de Cálculo y deseas con toda tu alma ser Christina Yang para ser "inmune" a todas las hostilidades que tu medio parece emitir. Y lo logras (no exactamente disfrutas partir a las personas en dos, pero eres inmune).Pero es tu cumpleaños, y mereces sentirte como quieras y si no quieres hacer la tarea de programación no la haces. Y dejas que Mozart y su concierto te iluminen en medio de la multitud.
Hoy cumplo 19 años, tengo 3 horas y media para pensar y parece que han cesado los mensajes de texto: extrañamente me invade la melancolía y el monitor a mi izquiera dice: Monitor going to sleep.Pero está bien porque de algún modo ya te cantaron las mañanitas (dos veces).
No estoy oficialmente PMSiada (en este caso es Post no Pre)...Gloria de Vivaldi hace su entrada triunfal y ¿de que estaba hablando?
Ahora todo parece melódicamente perfecto. Y olvidé que como Mr. Darling en algún momento quise irme a vivir en la isla Mango por mi cumpleaños. Y ¡HOY ES MI CUMPLEAÑOS!

lunes, mayo 5

Back in the USSR(8) (Ellos son los Supernumerarios)

Freud afirmaba que las mujeres eran hombres sin falo. Bueno, señoras y señores, permítanme ser la emisiaria de la naturaleza encargada de comunicarles que es totalmente lo contrario.
1:
"La mayor parte del desarrollo cerebral que determina los circuitos específicos de su sexo acontece durante las primeras dieciocho semanas del embarazo.
Hasta las ocho semanas todo cerebro fetal parece femenino, la naturaleza efectúa la determinación del género femenino por defecto. En la octava semana se produce un flujo de testosterona que convertirá ese cerebro unisex en masculino, matando algunas células en los centros de comunicación y haciendo crecer otras más en los centros sexuales y de agresión. Si no se produce la llegada de testosterona el cerebro de la niña sigue creciendo sin complicaciones, se establecen más conexiones en las áreas de comunicación y den las áreas que procesan la emoción."
http://ar.geocities.com/marty_624/msm16.htm

2:
En La gaceta del dia de hoy, Luis González de Alba dice:
Si quiere niño...desayune Corn Flakes

Una investigación realizada en las Universidades de Exeter y Oxford, Gran Bretaña, ofrece la primera evidencia de que la dieta materna influye en el sexo del embrión recién concebido. Se publicó este 23 de abril en los Proceedings of the Royal Society B.
Como aprendimos todos en secundaria, un espermatozoide puede llevar cromosomas sexuales XX y dará origen a una hembra, o XY a un macho. El sexo lo determina el padre. Entonces, ¿cómo influye el medio en el sexo de la cría? En 2002, la doctora Blanche Capel y colegas en el Duke University Medical Center determinaron que una molécula llamada Desert hedghog (erizo del desierto) o DHH, debe presentar sus señales al embrión en desarrollo para que forme células de Leyding, productoras de la testosterona que, a su vez, ordenará la formación de genitales masculinos y otros rasgos viriles.
La investigación en madres británicas encontró correlación entre comer más -sobre todo cerelaes para el desayuno- por los días de la concepción, y mayor probabilidad de dar a luz varones. El nacimiento de estos últimos ha declinado en algunos países indrustrializados como Gran Bretaña, Estados Unidos y Canadá. La causa es desconocida.
Para una especia es muy mala inversión tener igual número de machos que de hembras, lo sabe el granjero que no compra 50 gallos para sus 50 gallinas, y o sabe aún mejor madre naturaleza, que elimina machos al por mayor y proteje hembras con diversos mecanismos.
La reproducción sexual trae ventajas y desventajas. Una ventaja ocurre por la mezcla de genes que dará crías con mayor variedad en todos los aspectos heredables, y esas variaciones permitirán la feroz selección natural un mayor abanico de elección. Por ejemplo: si nacen crías con pelo largo, mediano y corto, el clima elegirá las apropiadas; las otras morirán antes de reproducirse y transmitir esa herencia, o dejarán menos crías. Una desventaja es la de alimentar una población mayor: las hembras imprescindibles, más los machos necesarios.
Tanto la naturaleza como la sociedad eliminan a los machos sobrantes, llamados técnicamente "supernumerarios".La naturaleza dota a los machos con menos reservas de energía y les impone, a la vez, mayor gasto de energía. Son perfectos para la pelea, breve y definitiva, no para la resistencia. Una hambruna trae primero la muerte de los machos, por sus menores reservas y mayor gasto energético. Tales muertes dejan más alimento a hembras y crías. La sociedad asigna las tareas más riesgosas, entre ellas la guerra, a hombres, porque si mueren son sustituibles; las hembras, no.
Hay especies que en tiempos de escasez hacen poblaciones enteramente femeninas, que se reproducen por partenogénesis (del griego parthenos= virgen, y génesis= origen. De ahí "Partenón": el templo de Atenea la virgen): la falta de calorías en la hembra enciende alarmas y suspende la producción de machos. Cuando vuelve la abundancia, la especia vuelve a producir machos.
La nota en SciencieNow señala que en 1973, el biólogo Robert Trivers y el matemático Dan Willard predijeron que una madre saludable y bien alimentada haría mejor inversión para transmitir su genes si daba a luz varones, porque éstos pueden dejar más progenie que las mujeres. Pero no ocurre así con un macho mediocre, entonces "madres con recursos limitados hacen mejor en tener niñas."
Quizá. Pero ¿cómo lo decide la naturaleza? El equipo encabezado por la bióloga Fiona Mathews, de la Universida de Exeter, estudió una muestra de 721 embarazadas primerizas. Respondieron una encuesta acerca de los que comían en el tiempo en que cada una concibió. El equipo hizo tres categorías basadas en la ingesta de calorías. En el grupo más alto, 56 por ciento tuvo varones, en el bajo sólo 45 por ciento. Con una sorpresa: "Mucho del efecto parecía depender de si la mujer tomaba desayuno o no". El reporte informa que el 59 por ciento de las madres que comieron al menos un tazón de cereal al día tuvieron varones, comparadas con 43 por ciento de las que comieron menos de un tazón al día.
Conforme las mujere se saltan el desyuno, dice Mathews, el efecto Trivers-Willar podría explicar, en parte, la caída en la tasa de varones. En mamíferos no humanos se observa que el nivel de azúcar sanguíneo esta correlacionado con la producción de machos. Y "el desayuno puede ser particularmente importante para mantener los niveles de azúcar en sangre". El mecanismo que relaciona azúcar y nacimiento de machos es aún desconocido.
Shanna Swan, epidemióloga de la Universida de Rochester, opina que la dieta materna en un factor en la declinación de varones, pero no el único, y los contaminantes del medio podrían ser también parte de la historia, pues ocurre más en países industrializados.
En fin, el mecanismo no lo conocemos, pero, como escribe Elsa Youngsteadt en ScienceNow: "Want a Boy? Eat your Wheaties".

CONTACTO: SARAH HOYLE, S. HOYLE@EXETER.AC.U