domingo, febrero 11

Sex and La Mercería

He estado viendo obsesivamente Sex & The City desde la primera temporada. Bueno, ni tan obsesivamente porque cada vez que me preguntan el número de temporadas, respondo confiadamente: "Catorce". Y no son catorce, son 6. Quizá estaba respondiendo así a causa de mi experiencia traumática con Grey's Anatomy, porque aún no está en Netflix la última temporada, la catorce.
Sex & The City fué una serie que no vi en su momento (tenía 9 años cuando se estrenó). Y que cuando veía algún capítulo por casualidad...me asustaba. Hasta hace poco, que pude entender casi todas las situaciones por las que pasaban Carrie, Miranda, Charlotte y Samantha. 
Quisiera escribir como Carrie, pero tristemente me he dado cuenta de que para nada se parece su columna a mi blog. Pero bueno, nunca es tarde, ¿o sí?
¿Debemos cuestionarnos más en lugar de lamentarnos? ¿Vivir sin remordimiento y dramatismo para reírnos si por desgracia la vida roba nuestros Manolo Blahnik favoritos?
¿Es la tristeza un juego en el que caemos de niñas porque decidimos que tenemos que llorar porque a tu rubio y alto compañero de primero de secundaria no le gustas como él a ti? ¿Es el CD de éxitos románticos en inglés de tu mamá algo que no debe dejarse al alcance de las niñas pre-adolescentes?
A diferencia de Carrie, yo no puedo narrar a detalle las experiencias de mis amigas. Pero puedo hablar de mí (qué novedad). 
Ayer me dí cuenta de que tuve un sábado exitoso cuando regresé a casa temprano (más temprano de lo que debo regresar, y eso ya es temprano) con un agua mineral (porque me queda un día de tratamiento con antibiótico para la tos) y manejando despacio, con la música fuerte y con las ventanas abajo. 
Casi tengo 29 años y puedo decir que he madurado. Sigo comentiendo errores pero qué importa. Dentro de mi burbuja con mi bata acolchada de Hello Kitty....no puedo esperar a seguir viviendo.

miércoles, enero 17

Mi intento de Manifiesto medio a la Carrie

Otra vez siento esas punzadas que me hacen querer borrar esto. Y precisamente porque de repente me hacen sentir avergonzada. Y es eso, es mi Yo crudo luchando contra mi Yo santo. Y mis instintos pragmáticos de un lado y melómanos del otro. ¿De qué sirve esto? Estudié una ingeniería... pero es bonito, y es mío, y es mi imaginación y mi lado triste. Y rosa.
Tiene muchos matices...cuando empezó (que era feminista) no había todo ese desorden de ideas y de que demandabas a alguien por decirte guapa (por lo menos que yo sepa). Me leo como si hablara de décadas atrás pero es verdad y...ya es una década, creo. A veces soy muy dispersa, lo noto. En mi afán de no estresarme a veces paso por alto detalles importantes. Pero bueno, este montón de entradas era más útil, creo yo.

Pero yo ya no soy la misma, claro está. Cuando esto empezó estaba enamorada por primera vez, y en realidad preocupada por la situación de la mujer. La actual y la pasada. Saber que mujeres son obligadas a morir por su cónyugue... va más allá de tener sueldos menores que los hombres.
Estuve enamorada de nuevo, fuí mamá. Y ahora el mundo es diferente, ahora la información bombardea...ya no hay nada nuevo que contarle a la otra persona porque todos están enterados de todo. Y eso es bueno...por lo general.

Creo que todo se reduce a algo tan simple como elegir. Pero, ¿Cómo eliges sabiamente? Conociendo.
Conociendo cosas, personas, movimientos, actitudes, situaciones... conociéndote a ti.
Decidiendo qué es lo que quieres, el día de hoy, mañana, dentro de 10, 20 años. Y que no permitas que nadie ni nada te impida eso, lo distorsione, lo influya negativamente. Porque dentro de nuestros más temidos pensamientos, dentro de nuestros más censurados deseos, dentro de nuestra herida imaginación, ahí está lo que queremos, a quien queremos, cómo nos vemos o nos gustaría que nos viéramos.

A veces esa investigación es muy complicada, porque los demás nos ponen trabas y nosotros también. E incluso nos pueden llegar a violentar. A truncar. Pero eso no debe detenernos, es tan simple porque nunca vamos a satisfacer por completo un estándar...una persona, menos a la sociedad. ¿Por qué no hacer lo más simple? Amarte a ti, amar a los demás y respetarlos. Y seguir y seguir en lucha, hasta conseguir lo que quieres. Y si alguien te lo impide...por más bueno que parezca, por más bonito el paisaje, por más miedo...decir NO. Hasta aquí, no quiero, no puedo no soy yo. Lo lamento.

Y tu también, no limitar a esa persona, no reprimir, no meter en cajas, no herir. Cada quien tiene su rollo, cada quien debe buscar su rollo...y si no encaja con el tuyo pues ¡sorpresa!...Aunque biológicamente somos iguales en 99.9%, nuestras mentes son marañas diferentes, muy diferentes.

Aunque de repente, puedes encontrar una maraña que se parezca mucho a la tuya...Con quien finalmente te veas compartiendo tu preciosa cama en medio del bosque, despertando, cocinando aunque no te guste (y cocinando bien y bonito), manejando y cantando como Adele, Hozier... trabajando, bailando, enfermando. Pero esa persona puede no elegirte, y todo puede estar en tu cabeza solamente y eso te puede doler.
Pero todo duele, y el mundo gira aunque tu no quieras y no tengas ganas de girar con él. Tu cuerpo se corta y él solito se regenera. Tu piel se cae y se crea nueva, del invierno sigue la primavera y todo eso... no ha dejado de salir el sol ni un día.
Yo ya decidí lo que quiero, por primera vez en mi vida lo sé, y voy por eso. Puedo seguir llorando a veces, pero ya sólo un día, y no meses. Porque ya sé quien soy. Y puedo esperar, hasta que ya no pueda.

viernes, diciembre 15

No debería estar despierta

El acelere del tiempo completo de repente frena un poco (aún tengo mucho que hacer mañana) y ya. Faltan 10 días para mi viaje planeado hace casi medio año. Estoy asustada. Es la primera vez que viajaré sola con mi hijo...y en Navidad. Todo esto comenzó como algo súper emocionante, un destino que hacía años quería visitar, es playa, va ca cio nes. Pero ahora estoy despierta a las 3 de la mañana con un episodio de colitis nerviosa, pensando en todo lo que puede salir mal.
Hace un año también estaba preocupada por viajar, lo sé. Pero ahora es peor.
Me repito a mí misma la frase que mi mamá me dijo para consolarme: "La gente miedosa no sale, se queda encerrada en su casa".
Ahorita lo único que deseo es que mi hijo y yo tengamos unas bonitas vacaciones y regresemos a nuestro ajetreo diario sanos y salvos.
Tengo trabajo pendiente, ejercicio, dos libros, una serie, manualidades, cursos, una película, un esmalte de uñas y una maleta que empacar.
Estoy agradecida, sin embargo. Este año agonizante fué bueno, y aunque de repente hago alguna pataleta, estoy feliz de estar como estoy, viendo donde quiero estar, sabiendo que si estoy con alguien tendría que ser así y asado. Y si no es así, que no sea, que no esté.

domingo, agosto 27

A vena

Dejé que ganaran mis ganas de no sentir tristeza,
Dejé que ganaran y ahora me quedo quieta,
Me dejé ganar y ahora me encuentro,
Me encontré como estuve,
Y me siento contenta sin serlo.

El llanto evaporado,
No encuentra motivos,
Para condensarse de nuevo en el vacío tan denso,
El dolor ya no toca fondo,
Aún con el mismo peso.

Se acostumbra el cuerpo,
Se llenan de callos los pies por andar vagando,
El alma sin encontrar cama ama,
Se suelta, se voltea y se abraza de sí,
Completa se vé,
Llenas sus fracturas con oro como vasija oriental,
Se viste de noche,
Se regocija en su nada.

En ésto que no es,
El atardecer tiene un testigo,
Uno,
Uno,
No es ninguno...Se cuenta a sí misma,
Cuentos de hadas solas,
En pijamas de algodón,
Sin ojos expectantes,
Con un libro,
Una estrella,
Una cobija sin flores,
Y su taza de avena.

domingo, agosto 6

80s hitting

Es mi último día de vacaciones. Lidiando conmigo misma, esta vez de hecho yo misma conmigo misma. Jugando entre universos de Marvel, Disney y DC. Con Obi en la Baticueva y Spiderman en el Halcón Milenario, y reduciendo mi consumo de harinas casi a cero. Corro dos kilómetros como si nada. 
Siempre he sido nostálgica, recientemente conocí la expresión "el mal del jamaicón" y es algo que siempre me acompaña. Pero hoy, realmente lo forcé. Vi tres películas ochenteras que me partieron el corazón. The Breakfast Club, Sixteen Candles y Say anything.
Ya ningún hombre llama a tu casa. Ya ningún hombre se esfuerza tanto por comunicarse, por verte, por querer estar contigo. Todo es sobre estúpidas redes sociales y mensajes gratis. Te bloquean como una niña berrinchuda. Que asco.
John Cusack en Say anything...Dios mío. Te llama, te deja recado con tu papá, va a tu casa por ti, le da la mano, le dice que no se preocupe. ¿Qué pasó con eso? 
He estado tantas veces con el corazón roto, he aceptado tan poco. Él sabe donde vives, si te quiere estará ahí. ¿Por qué darle tanta importancia a un "me gusta"? ¿A una "solicitud de amistad? ¿A un mensaje de buenos días? ¿A una indirecta? ¿A una canción subtitulada que crees que es para tí? ¿Por qué aceptamos tan poco? Cosas intangibles, invisibles incluso. No quiero ese juego, no quiero esas personas.
He estado queriendo mi té caliente, mi sudor, los ojos de mi hijo, la forma en la que escribo a mano, mi pijama, mi mochila, mi agua mineral. Quiero lo que es de verdad.

jueves, julio 13

Hormons s s

The Whitest boy alive,
La vida no es una burbuja,
Ni un pedazo de pan con poquitos colores,
Tiene vetas,
Tiene hoyos,
Tiene formas,
De hielo y de madera.

Me veo con los ojos que me ven y me dicen,
Que si soy genio,
Que si soy monstruo,
Deberia estar leyendo,
Deberia estar cenando,
Debería estar pensando,
Que si no se me nota la cesárea.

Que pasa un día y otro,
Y a mi me vale menos mandarina,
Menos medicina,
Menos alicaída,
Más sacudida.

Integrando menos equis ahora,
Más de mis marcas de mi vida,
De mis rosas,
De mis copas vacías,
Para que el diez sea más de plan completo,
A mediano plazo.

Miro sobre mi hombro,
Con retrospectiva,
Disfruto la gelatina ligh como si fuera pan del día,
Y hago más lagartijas,
Tras lagartija,
Tras lagartija.


Quote: Friends with benefits

Jamie: I really have to stop buying into this bullshit Hollywood cliche of true love. 
[sees posters for "The Ugly Truth" on a wall]
Jamie: Shut up, Katherine Heigl, you stupid, little liar!


Dylan: I’m just gonna work and fuck. Like George Clooney.


Jamie: I’m just gonna shut myself down emotionally. Like George Clooney.




Lorna: I'm hungry... got any gin? 
Jamie: It's in the kitchen.



[after she’s caught Jamie and Dylan having sex]
Lorna: You never told me you had a hot boyfriend!
Jamie: He’s not my boyfriend, mom.
Lorna: Oh! 
Dylan: That’s right. We’re just friends.
Lorna: Why, I love it! Ooh, it’s like the seventies in here. Woo! That was a better time. Just sex. A little grass, a little glue. 
[turning to Jamie]
Lorna: Not during pregnancy.
[whispering towards Dylan]
Lorna: Well, not during the final trimester. But no complications. It’s great!

viernes, junio 2

This is it, Michael

I tried, I tried so hard, I cried it,
Wanted to be the perfect girlfriend,
Loyal, wearing white,
I know I've cheated on someone, before,
But I've bleed myself,
I've drown myself to give you a body you can touch,
Even though I was a virgin,
Thinking pink.

Isolate myself,
So you can pierce, quietly,
My bones,
Without confusing names,
Without hiding my phone,
Because I was yours.

Today is the world yelling at me,
Saying I can keep this one lover,
Fairytales are over,
I can enjoy the ride,
While it lasts,
I can choose better my underwear.

No, there's no need,
This searching is empty,
You are not mine,
I am not yours,
I will never belong to someone again,
I will never let my heart in anybody's hands,
I'll smile while you undress me,
I'll hide and kiss you,
Shockingly calm,
Really happy of being dishonest,
Because I've introduce this game to my brain,
Like it was happiness,
The dream come true.

viernes, mayo 5

Chains

Ahora que lo pienso, no sé si mis antiguas palabras del día eran casualidades auténticas o sólo era yo con tiempo  y siendo más observadora. Pueden ser ambas.
Cuando trato de irrumpir contra mi tranquilidad, horarios de comida y paz mental, generalmente mi estómago y mis ojos son lo que hacen evidente mi rictus de dolor. No me gusta estar ahí.
El coco de mi cerebro (coco as in coconut) tiene una cadena de palabras del día con los libros que he leído en los últimos 4 meses. Iniciando con Elizabeth Arden quien sale luego en La mujer que el rey amó, junto con Helena Rubinstein que también es mencionada en Elizabeth.
La duquesa Wallis y Eduardo VIII, tuvieron un amigo íntimo que luego se suicidó. Un heredero derrochador gay de los almacenes Woolworth. Esa tienda también sale en Yeguas desbocadas, que leí en dos días. Y por último, ahora leo El último alquimista en París, y acaba de pasar: "...la abdicación de Eduardo VIII".
Así como dejé atrás a Frida Kahlo, dejaré un poco las novelas rosas. Mi crecimiento científico tiene un retraso como de 6 años y quiero recuperarlo. Mi intención era leer The Brief History of time, pero mi Química cojea, y eso me interesa más que el universo según Hawking. Quizá después, después de que termine mi curso de portugués, y mientras comienzo el de alemán. Tengo hambre.

lunes, abril 17

12:00 am y las calabazas

Ya no espero al príncipe encantador,
El que esperaba desde que tenía quince años,
Ya mi vestido azul perdió su color,
Ya no soy virgen,
Ya se quebraron los zapatos.

Sólo espero a alguien que me mire,
Como a veces me miro yo,
Como que tengo algo bueno dentro,
Como que espero mucho desde hace un montón.

Que llegue a mi sin aviso,
Que insista antes que yo,
Que se quiera quedar aquí,
Que se duerma después de mi.

Que me abrace y me diga: "¡vamos!",
"Sal conmigo por favor",
 Que pueda creer que lo quiero,
Aunque a veces no me quiera ni yo.

Que navegue con su sonrisa,
Por mis nubes mentales,
Que me mire desde arriba y me bese,
Que me atrape,
Que me rece.

Sus manos sean gruesas anclas,
Sus palabras,
Manos santas,
Su mente una luz que queme,
Valiente,
Que enrojece.